El mejor padre del mundo: mi abuelo - Community Manager | Marketing Digital | Albacete | Juan Carlos Sevilla

El mejor padre del mundo: mi abuelo

Pero hoy os quiero hablar de mi abuelo Salvador. Él, fue ese padre que siempre añoré y del que solo llevo el apellido. Él, se convirtió en el amigo, el socio y consejero que necesité hasta que pude volar solo. Pero, antes de que ese vuelo se iniciara, él me enseñó y me mostró desde muy pequeño lo maravillosa que puede ser una persona si se guía por sus valores y por su propósito de vida.

Mientras escribo estas palabras, cierro los ojos y le veo, mirándome con esa mirada limpia y risueña (sonreía más con los ojos que con la boca). Siento su energía y su  carácter bondadoso, su empatía hacía los demás, su transparencia, sus ganas de vivir (incluso cuando falleció el amor de su vida, mi abuela), su coraje, su fortaleza y, sobre todo, su luz. Una luz que resplandecía incluso cuando las nubes pasaban de un color blanco a uno color más gris, o incluso negro. Allá donde iba, repartía su luz sin pedir nada a cambio.

-Mi abuela, su amor. Ella enfermó y nunca se separó de ella, ni de noche ni de día. 5 años estuvo en el hospital sin despegarse de su cama. Él, se convirtió en el abuelo de todas las enfermeras y médicos. También, fue el abuelo de otros enfermos y sus familiares, porque él era así y siempre estaba. ¿Y qué me enseñó con este comportamiento? La palabra FIDELIDAD. El por y para siempre. El pase lo que pase. Amó a mi abuela en vida, en la enfermedad y en la muerte. Nunca dejó de ir al cementerio ni un solo día, lloviera o nevara-.

Él, me enseñó a vivir la vida así, mirando siempre adelante independientemente de las zancadillas que pudieran hacerme por el camino. Pero también me enseñó, que cuando una persona estrecha la mano de otra, es para cumplir, cueste lo que cueste. Me enseñó a pedir perdón, porque no pasa nada. Me enseñó a equivocarme, caer y resurgir de nuevo con más energía. Me enseñó, que la vida da unos palos que te hacen temblar hasta las pestañas, pero no pasa nada, porque nada es eterno si le pones actitud positiva. Me enseñó que con una buena aptitud y con una mentalidad de aprendiz, nunca dejas de aprender y esto te lleva a adquirir muchos más conocimientos que te permiten desenvolverte mucho mejor en la vida personal y profesional. Me enseñó a “si tienes huev… para salir de fiesta, tienes huev… para ir a trabajar. Cuidado, que cuando se ponía serio, me hacia correr. 

Me enseñó tanto y lo amé tanto… que se me parte el corazón mientras escribo por lo mucho que lo echo de menos. -¡Vaya, otra vez a llorar a lágrima viva!-. Pero sabéis qué… él también me enseñó a llorar, porque cuando lloras te haces más humano y dejas que tu ser fluya.

Con lo que os he contado parece más el abuelo de todos, ¿verdad? Me hubiera gustado que lo hubierais conocido, de verdad que habríais flipado con él.

Bueno, creo que ya se me han empañado más que suficiente los ojos y las gafas, pero antes de terminar, quiero contaros algo más… la noche antes de su marcha (a donde mi abuela lo llevaba esperando más de 20 años), pasé a verlo a la UCI, me miró (él sabía que se iba) y me regaló la sonrisa más bonita que jamás veré en mi vida. Pero no contento con eso, nos cogimos de la mano y me dijo: “sabes hijo, tú siempre serás para mí el número uno”. De esta manera tan bonita se despidió, dejando su luz en mí.

Al día siguiente, se marchó.

Gracias, Abuelo-Papá-Maestro, por todo.

Tu nieto que te ama, por y para siempre. 

Información básicas sobre cookies Utilizamos cookies y tecnologías similares propias y de terceros, de sesión o persistentes, para hacer funcionar de manera segura nuestra página web y personalizar su contenido. Igualmente, utilizamos cookies para medir y obtener datos de la navegación que realizas o para ajustar la publicidad a tus gustos y preferencias. Puedes configurar y aceptar el uso de cookies a continuación. Asimismo, puedes modificar tus opciones de consentimiento en cualquier momento visitando nuestra Política de Cookies y obtener más información haciendo clic en el siguiente enlace Política de Cookies.

Aceptar Configuración de cookies