Las 7 edades de la creación y gestión de una marca - Community Manager | Marketing Digital | Albacete | Juan Carlos Sevilla

Las 7 edades de la creación y gestión de una marca

 

¿Y si una marca pudiera perdurar para siempre? 

La respuesta a esta pregunta fue esta: una marca puede perdurar en el tiempo siempre que esta ayude a sus clientes en sus desafíos y oportunidades a lo largo de su vida. Dicho de otro modo: una marca tiene que justificar su estatus e influencia en un mercado y entre sus clientes, de manera que sus productos o servicios solucionen un problema concreto en un determinado momento de sus vidas.

Mientras seguía dándole vueltas al tema, me vino un pasaje de la comedia Como gustéis, de William Shakespeare. ¿Os suena o habéis leído las 7 edades del hombre de William Shakespeare?

Bueno, si no os suena ni la habéis leído, os dejo un poco más abajo el texto. Pero antes quiero añadir algo más.

Para las marcas, su perdurabilidad, su influencia y su estatus están muy determinados por las etapas del viaje que estas recorren a lo largo de su ciclo de vida. Es por esto por lo que he elegido estas líneas de la comedia Como gustéis, de William Shakespeare. Y más concretamente, el soliloquio de Jacques en el Acto 2, Escena 7.

En este monólogo, Jaques, expone las siete etapas de la vida humana: la infancia, la niñez, la juventud enamorada, etapas como soldado y como juez, la senectud y la muerte. Por cierto, Jaques es un poco fatalista o realista, depende como se mire. Pero de nosotros depende cómo queremos vivir en este gran escenario que es la vida.

Las siete edades del hombre

“Todo el mundo es un escenario,

Y todos los hombres y mujeres meramente jugadores;

Tienen sus salidas y sus entradas;

Y un hombre en su tiempo juega muchas partes,

Sus actos son siete edades. Al principio el infante,

maullando y vomitando en los brazos de la enfermera;

Y luego el colegial lloriqueante, con su mochila

y su brillante rostro matutino, arrastrándose como un caracol

sin querer ir a la escuela. Y luego el amante,

suspirando como un horno, con una balada lastimera

hecha a la ceja de su ama. Luego un soldado,

Lleno de extraños juramentos, y barbudo como el padre,

Celoso en el honor, súbito y rápido en la pelea,

Buscando la reputación de la burbuja

Incluso en la boca del cañón. Y luego la justicia,

de hermoso vientre redondo con buen capote revestido,

Con ojos severos y barba de corte formal,

Lleno de sabias sierras y ejemplos modernos;

Y así desempeña su papel. La sexta edad cambia

En el pantalón delgado y con zapatillas,

Con gafas en la nariz y bolsa en el costado;

Sus medias juveniles, bien guardadas, un mundo demasiado amplio

Para su caña encogida; y su gran voz viril,

volviéndose de nuevo hacia los agudos infantiles, flautas

Y silbidos en su sonido. La última escena de todas,

que pone fin a esta extraña historia accidentada,

Es la segunda infantilidad y el mero olvido;

Sin dientes, sin ojos, sin gusto, sin todo”.

Fin.

Ahora os dejo con mi reflexión sobre…

Las 7 edades de la creación y gestión de una marca

En este contexto, en el que el escenario de juego de las marcas y de los clientes se mueve entre lo físico a lo digital, la marca tiene que nacer, crecer, muchas reproducirse, creando otras submarcas y otras… pues muere porque pierde el propósito por el cual nació. En fin, vamos con las fases:

Primera fase: la marca es un bebé

Es el momento en el que la idea y el propósito se traducen en un nombre y este en una marca. En estos primeros pasos de creación solo tiene un mapa con una serie de caminos que libremente puede elegir, siendo estos un entorno de aprendizaje, en el que tiene que intentar desenvolverse de manera ágil y con el propósito de que los clientes la encuentren y la empiecen a valorar.

Segunda fase: la marca es un niño

A partir de este momento y con muy poco aprendizaje en la mochila, la marca empieza a recorrer los caminos con mucha más seguridad. Aquí, y en este momento tan crucial, comienza la verdadera gestión de la marca en la que el propósito está más definido y los valores empiezan a florecer.

Tercera fase: la marca pasa por la pubertad

En esta fase descubre que, como marca, las emociones que crea en los demás son lo que verdaderamente deja huella. Esto le hace ser diferente y los clientes comienzan a depositar su confianza en todo lo que la marca representa en sus vidas. En otras palabras, la marca se ha ganado una reputación.

Cuarta fase: la marca se convierte en un soldado

Un soldado que tiene que defender todo aquello por lo que ha luchado. Todas las marcas, antes o después, tienen que defenderse de otras marcas cuya única estrategia es copiar lo ajeno. Por este motivo, es importante que en las tres primeras fases de construcción y gestión de marca quede claro para los clientes el propósito y los valores de la marca. Estos, junto a las cualidades, la misión, la visión, la comunicación, el marketing y el marketing digital en el que se incluyen las redes sociales, hacen de escudo ante estos ataques de las marcas buitre.

Quita fase: marca y justicia

Las marcas a lo largo de su vida libran mil y una batallas para perdurar en el corazón y la mente de sus clientes. Y no hay mayor justicia que los clientes juzguen a sus marcas si no han sabido responder a sus expectativas. Para que esto no ocurra, la marca nunca puede cambiar su propósito primigenio. Y si hablamos del propósito y su para qué, tampoco.

Sexta fase: la madurez

Las marcas como las personas llegan a un punto ideal en el que se pueden permitir mirar atrás para ver y sentir todo lo bueno que han conseguido a base de esfuerzo. Esta, considero, es una de las etapas más bonitas. Porque se parte con una filosofía aprendida que tiene como objetivo mirar hacia al futuro con ilusión.

Séptima y última etapa: la vejez.

Para muchas marcas llega el declive. Principalmente, porque no han sabido recorrer las etapas como corresponde, pues han vivido de copiar. Y, cuando me refiero a copiar, es copiarlo todo: productos, servicios, estrategias de marketing y comunicación, etc. Lo bueno de esto es que al final se les ve el plumero y los primeros que lo notan son los clientes. Y estos, en su mayoría, prefieren comprar a marcas genuinas.

Dicho esto, no todas las marcas y las personas envejecen igual. De hecho, las marcas genuinas con el paso del tiempo rejuvenecen. Y esto es así, porque mientras pasaban por cada uno de los estadios se cuidaban y alimentaban a base de innovación y transformación.

También, saben cuidar a sus empleados, a sus clientes y a sus proveedores. Haciéndoles partícipes de su día a día. Y, además, son capaces de afrentarse a las nuevas complejidades con estrategias creativas que les permiten prosperar incluso en tiempos inciertos.

Y ¿cómo se puede prosperar como marca en tiempos inciertos? Pues generando propuestas de valor mucho antes que los clientes las pidan. Escuchando más que hablando. Haciendo más que diciendo. Atrayendo y comunicando. Siendo ágiles y adaptando el producto o la oferta a las expectativas de los clientes. Evolucionando junto a los clientes.  Podría seguir… pero sé que tú conoces muchas marcas auténticas que por muchos años que pasen siguen siendo jóvenes de espíritu y propósito.

Para finalizar, una breve reflexión sobre: los desafíos a los que nos enfrentamos los especialistas en marketing (digital).

Hoy, nuestro objetivo es poner a nuestros clientes y a sus consumidores en el centro de todo lo que hacemos y, a medida que nuestros clientes y los consumidores cambian, nuestro marketing (digital) también debe cambiar.

También, es primordial que ayudemos a nuestros clientes (marcas y empresas que se quieren convertir en marcas) a recorrer las 7 edades de la creación y gestión de marca. Porque yendo de la mano y mostrándoles el camino a seguir lograremos alcanzar todos los objetivos y propósitos que una marca necesita para perdurar. 

En esta nueva Era Digital, no solo debemos pensar en las nuevas oportunidades, sino también debemos estar preparados para los nuevos desafíos. Por consiguiente, nuestro objetivo es mejorar la vida de nuestros clientes, ayudándoles a crear y gestionar sus marcas de la manera más humana posible. Y para ello lograrlo necesitamos acercarnos a los consumidores de manera honesta, porque estos cada vez están mejor informados y son más exigentes que nunca. Por lo tanto, debemos preocuparnos por liderar una innovación constante y relevante en nuestros productos/servicios y de marketing (marketing digital) para ganar y seguir ganando su confianza. 

Y ahora, toca reflexionar y de paso responder a esta pregunta:

¿Qué estás haciendo para que tu marca perdure?

 

¿Hablamos?

 

Información básicas sobre cookies Utilizamos cookies y tecnologías similares propias y de terceros, de sesión o persistentes, para hacer funcionar de manera segura nuestra página web y personalizar su contenido. Igualmente, utilizamos cookies para medir y obtener datos de la navegación que realizas o para ajustar la publicidad a tus gustos y preferencias. Puedes configurar y aceptar el uso de cookies a continuación. Asimismo, puedes modificar tus opciones de consentimiento en cualquier momento visitando nuestra Política de Cookies y obtener más información haciendo clic en el siguiente enlace Política de Cookies.

Aceptar Configuración de cookies